Juego de mesa educa sobre calentamiento global

Comparte en: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

Survive, que surge de los conceptos evolutivos establecidos por Charles Darwin, está pensado para que, a medida que se avanza, los avatares (fichas) puedan adaptarse a los cambios para garantizar su supervivencia.

Este juego, creado por estudiantes de últimos semestres de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), va dirigido a jóvenes partir de los 14 años de edad, con el objetivo de familiarizarlos con algunos conceptos básicos de este fenómeno ambiental.

Actividades humanas que pueden ser nocivas para el ambiente, como el vertimiento de químicos tóxicos o el denominado “sol de medianoche”, son algunas de las cartas de adversidad de las que dispone cada jugador.

El juego ha sido objeto de varias pruebas en las que han participado estudiantes de la U.N.

El juego puede ampliarse a un entorno totalmente digital o acoplarse en forma híbrida a aplicaciones para teléfonos celulares, además, está provisto de un manual. En este no solo se describen las habilidades de cada uno de los posibles avatares, sino también se explican de manera didáctica conceptos relacionados con la evolución, por ejemplo, las razones por las cuales estar provisto de pelaje tendría una ventaja significativa en determinados ambientes, mientras que en otros no tendría valor estratégico.

En su presentación análoga, lo primero que llama la atención es un tablero abatible que toma la forma de una pirámide de cuatro escalones (cada uno configura un nivel) cuyas cuatro caras simulan igual número de ambientes: montaña, bosque, nevado y agua.

“A medida que se asciende se adquieren más conocimientos y, en consecuencia, las condiciones del juego se tornan más complejas, a partir de una serie de cartas con las que se pueden activar diversas adversidades o ventajas”, destaca la estudiante Kimberly Castro, integrante del equipo que diseñó el juego.

Cada uno de los cuatro jugadores dispone de su correspondiente avatar, con el cual avanza en forma horizontal hasta llegar a los vértices de la pirámide, donde se encuentran los puntos estratégicos. En estos, tras lanzar un dado, el jugador puede adquirir o cambiar algunas de las seis habilidades contempladas dentro del juego -aletas, pelaje, colmillos, caparazón, alas y camuflaje-, con las que se diseña la estrategia para alcanzar la cúspide y vencer a los demás contrincantes.

“Si el jugador se encuentra en un ambiente de montaña y tiene alas, su movilidad va a ser más sencilla y le permitirá realizar mayores desplazamientos, en cambio, si está en el agua deberá escoger entre desplazarse a la zona de montaña o buscar la manera de llegar a un punto que le permita mutar para adaptarse”, explica el estudiante Carlos Arturo Rincón.

¿Atacar o defenderse?

El juego está provisto de una serie de cartas divididas en acciones de defensa, ataque o bonificaciones, según el tipo de efecto que se persiga, con las que es posible impedir el avance del contrario, moverse más rápido o efectuar ataques sobre uno de los adversarios o uno de los ambientes por los que se desplazan los oponentes.

“El Grupo de Investigación en Diseño y Gestión del Conocimiento busca identificar la mejor manera de enseñar a través de juegos u objetos inteligentes, para diseñar material didáctico que permita mejorar los procesos de aprendizaje”, subraya el profesor Humberto Muñoz de la Escuela de Diseño Industrial de la U.N.

Con este propuesta lúdica y ambiental, el equipo de estudio participó en la convocatoria del Kids Design Award, realizado este año en Alemania.


 

 

Recomendaciones

18.000 empleos en procesamiento de leche ha generado pacto entre Colombia y la UE

Hartón del Valle, patrimonio genético: Colombia

“El TLC con Estados Unidos no ha capitalizado al agro colombiano por problemas estructurales”

Gobierno de Canadá aporta 19,4 millones al sector rural colombiano

 

 

Autor entrada: REDACCION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *