La seguridad alimentaria es el mejor camino para la paz en Colombia

Comparte en: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

Foro convocó a dos premios Nobel de Paz, ministros de región, instituciones del Estado colombiano, organismos internacionales, empresa privada, academia y sociedad civil para consolidar la paz.

20 de octubre de 2017, Santiago de Chile –La seguridad alimentaria es el mejor camino para la paz, señalaron los asistentes del Foro internacional para la Paz realizado en Colombia,en el marco de las celebraciones del Día Mundial de la Alimentación 2017.

El foro convocó a ministros de la región, miembros del gobierno colombiano, organismos internacionales, el sector privado y académico y la sociedad civil para construir la paz y fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional en Colombia durante el periodo postconflicto.

El foro forma parte de una alianza entre el Gobierno de Colombia – a través de Prosperidad Social – y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, que busca vincular la seguridad alimentaria, el desarrollo rural y la consolidación de la paz en el país.

“La guerra en Colombia dejó pobreza. La pobreza dejó hambre. La lucha para alcanzar la seguridad alimentaria hay que hacerla ahora y hay que hacerla bien”, dijo el Director General de Prosperidad Social de Colombia, Nemesio Roys Garzón.

La ambiciosa reforma rural que Colombia lleva adelante como parte de su proceso de paz es clave para la seguridad alimentaria de sus habitantes, dijo el Representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué.

“La paz es condición sine qua non para que Colombia cumpla con su compromiso de hambre cero en el 2030”, dijo el Representante de la FAO.

Berdegué recordó que, según el último informe de la FAO, los conflictos son una de las causas que explican el aumento del hambre a nivel global, que creció en 38 millones de 2015 a 2016.

Esto también se vio en América Latina y el Caribe, donde hubo un aumento de 2.5 millones de personas subalimentadas, rompiendo una tendencia de casi 20 años de progreso continuo.

A través de su alianza, Prosperidad Social y FAO están contribuyendo a crear la voluntad política necesaria para erradicar el hambre, creando políticas y medidas agrícolas y de seguridad alimentaria que fomenten la paz, el desarrollo rural y la seguridad alimentaria.

Premios Nobel aportan su experiencia a la paz en Colombia

El Foro contó con la presencia de dos Premios Nobel de la Paz – Betty Williams y Tawakkol Karman.

Betty Williams, galardonada con el Premio Nobel en 1977 junto con Mairead Maguire por su liderazgo pacífico en el conflicto de Irlanda del Norte dijo que: ““Lo más importante es asegurarse que los niños no tengan hambre.

Todo el tiempo que tengas hambre piensa en los niños de Etiopía y pregúntate cómo podemos ayudarlos” “
Williams ha dedicado su vida a crear soluciones en la lucha contra las injusticias cometidas con los niños del mundo, que se construyen a nivel de las comunidades.

La periodista, política y activista yemení, Tawakkol Karman, ganadora del Premio Nobel 2011 por su batalla no violenta a favor de la seguridad alimentaria de las mujeres, señaló que “La mujer desempeña un papel fundamental en la reducción de la pobreza”.

Karman es la segunda mujer más joven en recibir el Nobel y la primera mujer árabe en recibirlo.

Desarrollo rural para garantizar la paz y la erradicación del hambre

El Foro analizó diversas experiencias regionales para crear nuevas rutas en pro del desarrollo rural, sistemas agroalimentarios sostenibles y trazar caminos para que los gobiernos enfoquen su desarrollo en lo económico y lo territorial.

Promover condiciones de empleo digno en el campo y garantiza mayor bienestar para sus habitantes fue un factor destacado en el foro Seguridad alimentaria, un camino hacia la paz, así como la necesidad de cerrar la brecha entre el campo y la ciudad.

Los asistentes también destacaron la necesidad de luchar por la equidad de género como una prioridad en la construcción de la paz, así como la urgencia de desarrollar sistemas agroalimentarios sostenibles y sensibles a la nutrición.

“Invertir en el desarrollo rural es invertir en la paz”, explicó Julio Berdegué, quien destacó que según la FAO, 3.4 millones de colombianas y colombianos están subalimentados.

Según Berdegué, la mayor parte de ellos viven en zonas rurales, “donde sus condiciones estructurales reproducen día a día las causas de su hambre: exclusión étnica, desigualdad de género, falta de acceso a tierra y a activos productivos, brecha rural-urbana y desigualdades territoriales, carencia de servicios sociales”.

Para el Representante de la FAO, Colombia está en condiciones de ser uno de los países que podría eliminar en todo su territorio: “Pero eso supone que se construye una paz como la que promete el Acuerdo: una paz con transformación estructural del mundo rural colombiano.”


 

 

 

 

La migración puede ser una elección si se invierte en políticas públicas de seguridad alimentaria y desarrollo rural

FAO presenta informe sobre rol de la mujer en seguridad alimentaria

Centroamérica consolida una nueva generación de técnicos capacitados en políticas de protección social y seguridad alimentaria y nutricional

FAO ofrece cursos a distancia sobre sobre seguridad alimentaria, agricultura urbana y monitoreo y evaluación de proyectos

 

 

Autor entrada: REDACCION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *