Brasil allana el camino para la tecnología de herbicidas de edición de genes CRISPR

Laboratorio Bioheuris.jpg

La CTNBio (Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad) acaba de dar luz verde en Brasil a una tecnología para el control de malezas a través de la edición genética, según información de primera mano obtenida por AgroPages.


AgroPages


La agencia reguladora brasileña concluyó que la solución CRISPR de BioHeuris no produce plantas consideradas OGM (Organismos Genéticamente Modificados), según una decisión oficial.

Las malas hierbas siempre han sido una preocupación primordial para la agricultura. Aunque los agricultores de todo el mundo gastan anualmente más de 23 000 millones de dólares en herbicidas para controlarlas, las nuevas malas hierbas resistentes se están propagando más rápido que nunca. El problema se debe en parte al uso repetido de un número limitado de herbicidas.


La empresa emergente biotecnológica argentina BioHeuris espera abordar este problema brindando a los agricultores cultivos resistentes a herbicidas de próxima generación utilizando biología sintética y edición de genes CRISPR.

“Hay más de 300 herbicidas registrados. Algunos de los más verdes controlan las malas hierbas, pero también dañan los cultivos”, dijo el director ejecutivo, Lucas Lieber, a AgroPages. “Con nuestra tecnología, los agricultores podrían comenzar a usar una paleta más diversificada de herbicidas que son más seguros para el medio ambiente, retrasando la resistencia de las malezas”.

La compañía acaba de completar una inversión de $ 4 millones de socios estratégicos e inversores que comenzó en 2016 para desarrollar rasgos resistentes a herbicidas no modificados genéticamente en soja, arroz, algodón, alfalfa y sorgo.

Utilizando ensayos de evolución de proteínas de alto rendimiento en microorganismos, BioHeuris puede imitar en el laboratorio en semanas lo que se necesitarían cientos de acres y años de pruebas de campo para lograr. Con esta plataforma miniaturizada de última generación, se pueden descubrir y clasificar miles de variaciones genéticas de plantas según el nivel de tolerancia a los herbicidas que brindan.
 
Para introducir estos rasgos en los cultivos, utilizan una tecnología patentada de edición de genes basada en CRISPR que no genera plantas transgénicas.

En 2021, Aphis y CTNBio, las agencias reguladoras de EE. UU. y Brasil, concluyeron que los productos desarrollados con el enfoque de BioHeuris no se considerarían OMG. CONABIA, la agencia equivalente de Argentina proporcionó el mismo respaldo anteriormente. En 2015, este país fue el primero en adoptar una regulación específica para cultivos con genoma editado. Un par de meses después, se creó BioHeuris.

“Uno de los elementos clave es que implementamos estrategias en el diseño experimental previo a la edición y la evaluación posterior a la edición para asegurarnos de que no quede ADN exógeno no deseado en el producto final”, dijo Lieber.

La sede de BioHeuris, tanto las instalaciones de la planta como los laboratorios, están ubicados en el Parque Científico de Rosario, Argentina, donde se realiza la mayor parte del trabajo. También están ampliando las operaciones en su laboratorio estadounidense ubicado en el Helix Center en Saint Louis, Missouri.

“Con nuestras plataformas completamente operativas, el tiempo de comercialización se reducirá a la mitad y los costos de desarrollo se reducirán 100 veces en comparación con los cultivos transgénicos actuales desarrollados por las grandes compañías de semillas. Esto no solo hace que BioHeuris sea atractivo para nuestros socios, sino que también significa que podremos reducir los costos de insumos para los agricultores”, agregó el cofundador y director de estrategia, Carlos Pérez. «Estamos construyendo una central eléctrica de edición de genes para optimizar las variedades comerciales de cualquier empresa en 15 meses con nuestros rasgos de control de malezas».

(Edición de Leonardo Gottems, reportero de AgroPages)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com