Biotecnología Biotecnología en el Medio Ambiente y la Biodiversidad Chile

Científicos del sector forestal piden eliminar prohibición de árboles genéticamente modificados


5 científicos publicaron una carta en la revista Science pidiendo a los programas internacionales de certificación forestal que revisen y modifiquen las políticas que excluyen los árboles modificados o editados genéticamente.


Science /.- Observa cualquier cosa hecha de árboles (una resma de papel, una caja de cartón, madera) y probablemente esté estampada con el logotipo del Consejo de Administración Forestal (FSC, por sus siglas en inglés) o una organización equivalente. Estas organizaciones sin fines de lucro certifican que los bosques se manejan de manera sostenible, y un requisito común es que no hay árboles genéticamente modificados (GM o transgénicos).

Pero esa prohibición obstaculiza la investigación y debería cambiar, afirman los investigadores en una edición reciente de la revista ScienceArgumentan que la tecnología tiene un potencial importante para remediar muchos problemas apremiantes que enfrentan los bosques.

“Tener esta restricción no tiene ningún sentido”, dice Sofía Valenzuela, bioquímica de la Universidad de Concepción en Chile.

La certificación de sostenibilidad forestal comenzó a despegar en la década de 1990. Los grupos ambientalistas, preocupados por la deforestación tropical, querían alentar a los consumidores a comprar productos de bosques gestionados de forma sostenible. FSC, con sede en Bonn, Alemania, basa sus certificaciones en una variedad de factores sociales, ambientales y económicos. Juntos, FSC y un esfuerzo similar, el Programa para el Reconocimiento de Certificación Forestal (PEFC), en Ginebra, Suiza, han certificado alrededor de 440 millones de hectáreas en todo el mundo.Las organizaciones dicen que desde su inicio, han prohibido los árboles transgénicos como precaución contra riesgos ambientales inciertos. Stefan Salvador, director de operaciones de políticas del FSC, dice que la prohibición también refleja el “escepticismo fundamental” sobre la tecnología, incluidas las preocupaciones de que intensificará la producción en las plantaciones de árboles. Los científicos han respondido durante mucho tiempo que cientos de ensayos de campo y otras investigaciones a lo largo de los años han demostrado que la tecnología es tan segura como el mejoramiento tradicional.

Un gran problema con la prohibición es que los administradores de bosques certificados no podrán plantar árboles transgénicos que podrían, por ejemplo, resistir mejor las plagas y la sequía, dice Steven Strauss, biotecnólogo forestal de la Universidad Estatal de Oregón en Corvallis, coautor de la carta y una petición. Trabaja con empresas forestales en Sudáfrica y Brasil, donde el cambio climático y la proliferación de plagas están dañando las plantaciones. “Les encantaría poder utilizar [la ingeniería genética] como una herramienta más para ayudar en sus luchas cada vez más aceleradas para cultivar madera de una manera económica y sostenible”.

Los árboles modificados genéticamente también podrían desempeñar un papel en la restauración de los bosques naturales. El castaño americano, que fue eliminado en el siglo XX por un patógeno introducido, ha sido modificado para resistir el hongo del tizón. Pero la mitad de los bosques donde solía existir están certificados como manejados de manera sostenible y, por lo tanto, no se pueden replantar allí, dice Strauss.

El coautor Wout Boerjan, genetista molecular en VIB, un instituto de investigación en Flandes, Bélgica, trabaja para desarrollar árboles genéticamente modificados que se puedan convertir en biocombustibles o papel con menos energía y productos químicos. Le preocupa que estos árboles sean menos atractivos si no se pueden cultivar en bosques certificados. “Una compañía de pulpa y papel quiere tener la etiqueta FSC”, dice. “Incluso si tenemos mejores árboles”. Los árboles modificados para crecer más rápido también podrían reducir la presión sobre la cosecha desde los bosques naturales, agrega.

Strauss dice que el aumento en el área de bosques certificados hace que sea más difícil hacer pruebas de campo con árboles GM, porque menos compañías están invirtiendo en este tipo de investigación. Hace unos 15 años, Strauss utilizó la ingeniería genética para crear álamos que resisten las plagas y herbicidas. Cuando sus socios industriales certificaron sus bosques, “el interés en la investigación desapareció”. Ahora, su investigación para modificar pinos y eucaliptos se realiza en bosques que son propiedad de universidades, y las pruebas cuestan más y sufren la falta de personal y experiencia en la industria, dice Strauss.

“Para enfrentar los desafíos de la salud forestal, el secuestro de carbono y el mantenimiento de otros servicios ecológicos, debemos utilizar todas las herramientas disponibles… La investigación de árboles transgénicos debería permitirse de inmediato en tierras certificadas, y los árboles transgénicos probados por la investigación para proporcionar valor eventualmente deberían permitirse en bosques certificados” afirmaron en la carta.

Heather Coleman, biotecnóloga de árboles en la Universidad de Siracusa en Nueva York y coautora de la carta, dice que la prohibición perjudica injustamente la reputación de los árboles modificados por ingeniería genética o edición de genes. “Existe la percepción de que es malo”, dice ella. “Que hay algo mal con la edición de genes”.

Thorsten Arndt, portavoz de PEFC, dice que los requisitos de certificación se revisan cada 5 años, y que la próxima actualización está programada para completarse en 2023. “Cualquiera que quiera cambiar el estándar para decir que nos gustaría tener OGMs puede participar en nuestro proceso.”


Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.