junio 28, 2022

Mundo Agropecuario BET

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Crece la demanda de cártamo transgénico en Australia


Esta temporada se ha informado un aumento significativo en la demanda de aceite de cártamo con alto contenido de ácido oleico modificado genéticamente (GM) de Australia a medida que las preferencias del mercado y el acceso a los recursos cambian a nivel mundial.


El aceite de cártamo GM está aprobado para su uso en productos industriales como lubricantes y aceites para transformadores. Ofrece una alternativa a los aceites de palma y crudo, para los cuales existe un creciente deseo global de sustitutos.

Esto, combinado con la guerra en Ucrania, ha dejado un vacío en el mercado de los aceites especializados porque Ucrania es uno de los mayores productores mundiales de aceite de girasol alto oleico.

GO Resources, con sede en Melbourne, ha estado produciendo este cultivo especial de cártamo, con variedades obtenidas mediante modificación genética para tener niveles «súper altos» de ácido oleico, que van del 92 al 95 por ciento, desde que se aprobó su lanzamiento comercial en 2019.

Alrededor de 12,000 hectáreas de cártamo GM se cultivan en toda Australia, siendo Australia Occidental el último estado en comenzar a producir el cultivo (se esperan unas 3000ha esta temporada).

El aceite de cártamo súper alto en contenido oleico se desarrolló como parte de la Iniciativa de Biofactorías de Cultivos entre CSIRO y GRDC. La iniciativa se estableció para ayudar a los productores australianos a acceder al mercado mundial emergente de cultivos de semillas oleaginosas con aplicaciones industriales. La tecnología de cártamo con alto contenido de ácido oleico se autorizó entonces a GO Resources, y se espera un crecimiento significativo en los próximos años.

Impulsar la producción sostenible de alimentos con cebada editada genéticamente

Investigadores del Reino Unido han desarrollado cebada transgénica editada genéticamente que aumenta las interacciones del cultivo con los hongos naturales del suelo, lo que resulta en una mayor absorción de agua, nitrógeno y fósforo del suelo.

Las variedades GM han aumentado los niveles de expresión del gen NSP2. NSP2 está presente de forma natural en la cebada y potenciar su expresión mejora la capacidad del cultivo para interactuar con los hongos micorrízicos.

El ensayo también probará variedades de cebada que han sido modificadas genéticamente para suprimir su interacción con los hongos micorrízicos arbusculares. Esto permitirá a los científicos cuantificar mejor cómo los microbios apoyan el desarrollo de las plantas al evaluar el espectro completo de interacciones.

El objetivo de la prueba es identificar variedades con interacciones mejoradas de cultivos con hongos del suelo, lo que les permite absorber agua, nitrógeno y fósforo del suelo de manera más eficiente.

Dado que el nitrógeno y el fósforo son dos nutrientes esenciales críticos para la producción de cultivos que a menudo se proporcionan a través de fertilizantes sintéticos, las nuevas variedades podrían conducir a una menor dependencia de los insumos agrícolas.

“Trabajar con asociaciones microbianas naturales y beneficiosas en las plantas tiene el potencial de reemplazar o reducir en gran medida la necesidad de fertilizantes inorgánicos, con beneficios significativos para mejorar la salud del suelo al tiempo que contribuye a enfoques más sostenibles y equitativos para la producción de alimentos”, dice el biólogo profesor de la Universidad de Cambridge. Giles Oldroyd, quien dirige el trabajo.

“Existe una necesidad urgente de enfoques ecológicamente racionales para la producción de alimentos que puedan satisfacer las demandas de una población mundial en crecimiento respetando los límites de los recursos naturales. Creemos que la biotecnología puede ser una herramienta valiosa para ampliar las opciones disponibles para los agricultores de todo el mundo”, dice el profesor Oldroyd.

En los países de bajos ingresos, los fertilizantes suelen ser demasiado caros o no están disponibles para los agricultores locales, lo que limita la producción de alimentos y contribuye tanto al hambre como a la pobreza.

«El objetivo final es comprender si este mismo enfoque se puede utilizar para mejorar la capacidad de otros cultivos alimentarios para interactuar con los hongos del suelo de manera que aumente la productividad sin la necesidad de fertilizantes sintéticos», dice el profesor Oldroyd.

El ensayo también investigará los posibles beneficios adicionales de la relación con los hongos micorrízicos, como la protección de los cultivos contra plagas y enfermedades.

Empresa global de ‘cultivo molecular’ apunta a alternativas a la carne

A medida que aumenta el interés en el mercado de proteínas alternativas a la carne, una empresa global de tecnología agrícola, Moolec Science, está aprovechando el impulso. Combina la tecnología genética con la misión de reducir la dependencia global de las proteínas animales en todos los aspectos de la industria alimentaria.

Moolec Science está produciendo proteínas animales reales en plantas para desarrollar ingredientes libres de animales asequibles. Sus últimas ofertas de «cultivo molecular» incluyen cultivos de soja y guisantes amarillos que han sido modificados para producir proteínas bovinas y porcinas.

La empresa primero desarrolló una fuente alternativa de quimosina (una enzima utilizada en la fabricación de queso que tradicionalmente se obtiene de terneros) y un aceite nutricional que contiene ácido gamma-linolénico. Ambos productos se producen en plantas de cártamo GM.

El año pasado, Moolec lanzó una proteína de albúmina de huevo producida en trigo especialmente diseñada para la industria panadera y proteína de suero de leche producida en avena como alternativa a la obtención de la misma en la industria láctea.

Según la Comisión Australiana de Comercio e Inversión, Australia es el tercer mercado de más rápido crecimiento en el mundo para alimentos de origen vegetal, y se prevé que el gasto de los consumidores nacionales en carnes de origen vegetal alcance los $ 3 mil millones para 2030. En marzo, anunció que La empresa danesa Naturli’ Foods está construyendo una nueva instalación en Australia para fabricar carne alternativa, como parte de una empresa conjunta con el distribuidor de alimentos australiano Botany Group.

La competencia pone a prueba los proyectos climáticos

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), con sede en EE. UU., ha anunciado cinco proyectos emblemáticos seleccionados en su primera competencia Climate Grand Challenges. Los proyectos tienen como objetivo desentrañar algunos de los problemas climáticos más difíciles sin resolver y traer al mundo soluciones basadas en la ciencia de alto impacto de manera acelerada.

Representando los conceptos más prometedores que surgieron de la competencia de dos años, los cinco proyectos emblemáticos recibirán fondos y recursos adicionales del MIT y otros para transformarlos rápidamente en soluciones prácticas a escala.

Estos son los cinco proyectos estrella.

  • Llevar la computación al desafío climático tiene como objetivo aprovechar los avances en inteligencia artificial, aprendizaje automático y ciencias de datos para mejorar la precisión de los modelos climáticos y hacerlos más útiles para una variedad más amplia de partes interesadas.
  • El Centro para la electrificación y descarbonización de la industria buscará reinventar y electrificar los procesos y materiales detrás de industrias difíciles de descarbonizar, como la producción de acero, cemento, amoníaco y etileno.
  • La preparación para un nuevo mundo de extremos meteorológicos y climáticos aborda lagunas clave en el conocimiento sobre la intensificación de eventos extremos como inundaciones, huracanes y olas de calor, y cuantifica su riesgo a largo plazo en un clima cambiante.
  • El Sistema de Alerta Temprana de Resiliencia Climática busca reinventar la adaptación al cambio climático con un novedoso sistema de pronóstico que empodera a las comunidades desatendidas para interpretar el riesgo climático local, planificar proactivamente su futuro incorporando estrategias de resiliencia y minimizar las pérdidas.
  • Revolucionar la agricultura con cultivos resilientes y de bajas emisiones tiene como objetivo desarrollar cultivos y fertilizantes resistentes al clima que tengan la capacidad de reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de alimentos.

“En respuesta al cambio climático, el mundo realmente necesita hacer dos cosas rápidamente: implementar las soluciones que ya tenemos mucho más ampliamente y desarrollar nuevas soluciones que se necesitan con urgencia para abordar esta amenaza cada vez más intensa”, dice Maria Zuber, vicepresidenta de MIT para investigar.

Fuente: GRDC



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com