Biotecnología Biotecnología en el agro Estados Unidos

Estados Unidos anuncia nuevo etiquetado amigable de alimentos transgénicos


El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha anunciado su reglamento final para etiquetar productos hechos con ingredientes genéticamente modificados (OGMs), que ahora se etiquetaran como “bioingenierizados” (o elaborados mediante bioingeniería). Las empresas tendrán hasta 2022 para aplicar el etiquetado, el cual exime a los ingredientes altamente refinados que provienen de cultivos GM como el azúcar, el jarabe de maíz y el aceite vegetal procesado.



En una victoria para los agricultores, la nueva normativa establece que no se requiere la divulgación de alimentos refinados como los aceites vegetales y el azúcar si el material genético modificado no es detectable.

El Servicio de Mercadeo Agrícola (AMS) de la agencia se negó a decidir si las nuevas tecnologías, como la edición de genes, se ajustan a la definición de bioingeniería. En cambio, prefiere evaluar los “productos de la tecnología, en lugar de la tecnología en sí misma”. Esa evaluación se realizará en consulta con otras agencias federales durante la actualización anual de su lista de alimentos elaborados mediante bioingeniería.

La regla incluye esta lista de alimentos conocidos de bioingeniería: alfalfa, manzana arctic, canola, maíz, algodón, berenjena Bt, papaya resistente a virus, piña de pulpa rosada, papa, salmón AquAdvantage, soya, zapallo de verano y remolacha azucarera.

Si un alimento o ingrediente está en la lista, y los registros regulatorios muestran que está modificado (o elaborado por “bioingeniería”), o no indican si está modificado, se debe etiquetar.

Además, se requiere la divulgación si algún ingrediente contiene más del 5% de una sustancia modificada, independientemente de si su presencia es involuntaria o involuntaria. “Creemos que este enfoque equilibra adecuadamente la divulgación de información a los consumidores con las realidades de la cadena de suministro de alimentos”, declaró la agencia.

“Esto garantiza una información clara y consistencia en el etiquetado para los consumidores sobre los ingredientes de sus alimentos”, dijo el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, en un comunicado. “La norma también evita un sistema de parchado estado por estado de que podría confundir a los consumidores” agregó.

La divulgación se puede realizar a través de texto escrito, un símbolo, tecnología escaneable acompañada por un número de teléfono de 24 horas para ayudar a aquellos que no tienen teléfonos inteligentes o acceso a wi-fi, y mensajes de texto.

La agencia también optó por no definir los términos “mejoramiento convencional” o “encontrado en la naturaleza”, señalando que necesitaba “mantener la máxima flexibilidad” para responder rápidamente a los avances en técnicas y tecnología.

La nueva regla no se aplica a todos los productos alimenticios en una estantería de comestibles porque algunos ingredientes están regulados por otras leyes. Por ejemplo, un guiso o sopa que contenía carne o caldo como su primer o segundo ingrediente no estaría sujeto a etiquetado, incluso si contuviera maíz elaborado por ingeniería genética.

La agencia declaró que “el reglamento final está destinado a proporcionar la divulgación de alimentos que son o pueden ser [desarrollados por] bioingeniería para los consumidores, pero también busca minimizar los costos de implementación y cumplimiento para la industria alimentaria, costos que podrían ser transferidos a todos los consumidores”.

Con ese fin, los pequeños fabricantes de alimentos, que la agencia definió como aquellos con ingresos anuales de menos de US$ 2.5 millones, no están sujetos a los requisitos de etiquetado. Al adoptar esa definición, aproximadamente el 74% de los fabricantes de alimentos están exentos de la divulgación obligatoria, pero el 96% de los productos todavía estarán sujetos a divulgación.

“Creemos que permite la transparencia para los consumidores al seguir la intención del Congreso de que solo los alimentos que contienen material genético modificado deben ser etiquetados como [elaborados por] bioingeniería según la ley, y las compañías de alimentos tienen la opción de proporcionar información adicional si así lo desean”, dijo Davie Stephens, un productor de soya de Kentucky y presidente de la Asociación Americana de Soja.

Además, los alimentos que se venden en restaurantes, camiones de comida, bares y otros establecimientos de comidas, incluidas las ensaladas, sopas y otros productos listos para el consumo preparados por las tiendas de comestibles, están exentos de los requisitos de divulgación.

Los alimentos importados estarán sujetos al mismo requisito de etiquetado que los producidos en el país.

La regla final aborda algunos de los más de 14,000 comentarios enviados en respuesta al reglamento propuesto durante el periodo de comentarios públicos, que se cerró el 3 de julio de 2018. El reglamento final define y aclara varios aspectos de la ley de etiquetado que aprobó el Congreso en 2016.

El cumplimiento obligatorio del nuevo sistema de etiquetado es requerido para el 1 de enero de 2022.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.