Biotecnología Biotecnología en el agro Estados Unidos

Interruptor genético ENO identificado como un regulador de fruta de tomate


Un equipo de investigadores de España, Alemania y Francia ha identificado el interruptor genético ENO (número excesivo de órganos florales) como un regulador de la fruta del tomate.


por Bob Yirka, Phys.org


En su artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences , el grupo describe su uso de secuenciación de genes y técnicas de edición que les permitieron identificar el cambio de genes que está involucrado en la determinación del tamaño de la fruta.

Investigaciones anteriores han demostrado que el tomate doméstico moderno es considerablemente más grande que sus ancestros nativos, quizás 100 veces más grande. El tomate fue domesticado por primera vez hace aproximadamente 10.000 años en América del Sur y se ha convertido en un alimento básico en la dieta humana en todo el mundo. En este nuevo esfuerzo, los investigadores buscaron aprender más sobre los cambios que ha sufrido el tomate para permitirle crecer a un tamaño tan grande.

Los investigadores comenzaron con el conocimiento de que el tamaño de la fruta en los tomates está determinado por la cantidad de carpelos en una flor, lo que conduce a la cantidad de compartimientos de semillas que crecen para convertirse en parte de la fruta. Investigaciones previas también han demostrado que las acciones de las mutaciones fasciadas y del número de lóbulos explican el desarrollo de cultivares que tienen más de ocho lóculos. Para aprender más sobre otros factores genéticos que han llevado a una fruta más grande, los investigadores secuenciaron el genoma del tomate y también utilizaron la edición CRISPR-Cas9 para aislar una proteína involucrada en el crecimiento de ENO (un factor de transcripción que se une a secuencias de ADN específicas) . Eso les permitió ver que ENO es un regulador de frutas que puede hacer su trabajo regulando WUSCHEL (una vía de señalización) expresión génica que resulta en restringir la producción de células madre de una manera específica de la flor. También encontraron que se seleccionó una mutación en el promotor ENO durante el largo proceso de domesticación, lo que resultó en un tamaño de fruta más grande. Más específicamente, descubrieron que las mutaciones en ENO resultaron en la creación de más cavidades que albergan semillas.

Los investigadores sugieren su identificación de un interruptor genético como regulador del tamaño de la fruta y sus mutaciones probablemente explican cómo el tomate aumentó de tamaño durante la domesticación.

Antepasado salvaje S. pimpinellifolium (A); Solanum lycopersicum semi-domesticado var. 
cerasiforme (B); variedades domesticadas de S. lycopersicum (CF); lc mutante (D); lc y fasmutante (E); eno mutante (F). Crédito: Fernando J. Yuste-Lisbona, Sandra Bretones y Rafael Lozano
Flor representativa de la planta mutante Eno. Crédito: Fernando J. Yuste-Lisbona, Antonia Fernández-Lozano y Rafael Lozano.

Leer más


DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com