Estados Unidos Informaciones Instituciones

Los científicos piden la modernización de la legislación de edición de genes de la UE


Cuando se utilizan métodos convencionales, generalmente se tarda relativamente tiempo en reproducir nuevas variedades de plantas con características favorables.

por Max Planck Society

Por otro lado, la reproducción de precisión con tijeras genéticas como CRISPR-Cas puede acelerar significativamente este proceso. Sin embargo, la interpretación actual de la legislación europea impide el uso de la edición del genoma en la Unión Europea. Los científicos europeos ahora hacen un llamamiento al Parlamento Europeo recién elegido y a la Comisión Europea para simplificar el uso de nuevos métodos para mejorar las plantas cultivadas para permitir el desarrollo de una agricultura sostenible en Europa.

El 25 de julio de 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJCE) dictaminó que los organismos creados mediante técnicas de edición de genes, como las plantas transgénicas, debían clasificarse como organismos genéticamente modificados (OGM). Al mismo tiempo, otras técnicas de mejora genética de mutaciones menos precisas y convencionales (mutagénesis) están exentas de la legislación de la UE sobre OMG. En consecuencia, las plantas con una sola mutación producida mediante el uso de tijeras genéticas se clasifican como organismos genéticamente modificados, mientras que los mutantes obtenidos convencionalmente, que pueden tener cientos o miles de mutaciones, no están sujetos a la estricta regulación de los organismos genéticamente modificados.

Sin embargo, no hay razones científicas para hacer cambios idénticos en el genoma dependiendo del método de producción y para regularlos de manera completamente diferente. Las plantas que contienen cambios simples producidos específicamente con tijeras genéticas y en las que no se han insertado genes extraños no se pueden distinguir de las plantas criadas convencionalmente y son igual de seguras. La legislación europea sobre OMG de 2001 ya no está actualizada y no tiene en cuenta el estado actual de la ciencia.

El esquema actual es particularmente dañino para los institutos de investigación financiados con fondos públicos y las compañías de mejoramiento más pequeñas. Es demasiado costoso y lento para ellos completar los largos procedimientos necesarios para la liberación de los OGM. Como consecuencia de la decisión del TJCE, el uso de las nuevas tecnologías de mejoramiento de precisión se limitará a un pequeño grupo de corporaciones multinacionales financieramente fuertes. Esto hace que la inversión en investigación y desarrollo en Europa no sea atractiva. Como resultado, Europa se retrasará en la competencia internacional por el desarrollo de nuevas variedades con características mejoradas.

La legislación de la UE sobre OMG también difiere de la de muchos otros estados federales. Debido a que el resultado de los cambios producidos por la edición del genoma a menudo son idénticos a las mutaciones que ocurren espontáneamente en la naturaleza, normalmente es imposible deducir cómo ocurrió dicho cambio. Esto significa que la actual legislación restrictiva de la UE sobre bienes importados no puede hacerse cumplir mediante controles. La legislación anticuada sobre OGM de la UE, por lo tanto, conducirá a la interrupción del comercio internacional.

Incluso un cambio menor en las normas existentes permitiría armonizar la legislación europea con las normas de otros estados federales. Esto permitiría a los científicos, fitomejoradores, agricultores y productores europeos utilizar la edición del genoma como herramienta para enfrentar los desafíos futuros para el desarrollo sostenible.

Debido a la población mundial en constante crecimiento, el calentamiento global y la pérdida continua de biodiversidad, la humanidad enfrenta desafíos sin precedentes. La agricultura y la producción de alimentos deben ser más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. El cultivo de plantas también debe adaptarse al acelerado cambio climático.

Por ejemplo, la sequía amenaza cada vez más el rendimiento de los cultivos, como lo estamos viendo nuevamente este año en Europa. La edición del genoma podría, por ejemplo, reducir significativamente la necesidad de agentes químicos para combatir enfermedades fúngicas en el cultivo de trigo al alterar mínimamente los genes MLO, que son responsables de la resistencia al hongo de moho, con la ayuda de unas tijeras genéticas. Este tipo de cambio ya existe en la naturaleza. Sin embargo, sería extremadamente difícil y llevaría años o incluso décadas introducir estos cambios en variedades de trigo modernas y de alto rendimiento con métodos de mejoramiento convencionales.

En cualquier caso, la Unión Europea debería mantener sus altos estándares de seguridad alimentaria y protección del medio ambiente. Cada planta y sus productos que no están clasificados como OGM también se prueban cuidadosamente. En cualquier caso, se utiliza un cuerpo integral de legislación sobre seguridad alimentaria, derechos de variedades vegetales y la protección del medio ambiente y la biodiversidad para este propósito.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.