Los drones ayudan a los robots a recolectar piedras de la granja


Cuando se trata de drones agrícolas, muchos piensan que supervisan el desarrollo de cultivos, detectan plagas, malezas o enfermedades. Pero, ¿sabías que se han creado algunos drones para buscar rocas en el campo?


Ron Layseng escribe sobre la rara sinergia de drones y robots recolectores de piedras en un artículo publicado en el portal www.producer.com.

“TerraClear, una empresa con sede en Idaho, se especializa en equipos para recolectar piedras en el campo. La mayoría de los agricultores estarán de acuerdo en que si supieran exactamente dónde está la emboscada de rocas, tomarían medidas antes de que las rocas dañen la cosechadora. Muchos han visto el daño mecánico causado por el paso de una piedra a través de una cosechadora y son conscientes del alto costo de las reparaciones.

Por sí sola, la búsqueda aleatoria de piedras en el campo lleva mucho tiempo y no garantiza que encontrará la piedra que su cosechadora está esperando. Pero los drones, junto con los robots, funcionan exactamente. Los empleados de la empresa primero lanzan un dron para tomar fotografías aéreas, identificando con precisión dos categorías de piedras: de 15 a 30 cm y de 30 a 60 cm, pero estos parámetros se pueden ajustar y configurar.

El dron de la empresa no solo identifica los puntos de acceso, sino que también los categoriza y codifica con colores según el tamaño y la cantidad. Además, cada piedra eliminada posteriormente en el campo también se elimina del mapa digital.

El portavoz de la empresa, Ryan Frey, explica que esto le permite al administrador de la granja priorizar la remoción de piedras, comenzando por las áreas más problemáticas. Al juzgar las piedras por tamaño, el operador puede priorizar según el daño potencial a la cosechadora.

Lo más interesante comienza cuando entra en el campo el robot-recolector TerraClear Rock Picker, creado por los diseñadores de la empresa. No utiliza el método tradicional de raspar o recoger rocas, sino que las arroja al enganchar tres correas de oruga de caucho accionadas hidráulicamente para deslizarse debajo del borde de la roca y luego enviarla por las correas transportadoras a un balde.

Las dos correas inferiores sirven como soporte para sostener y sujetar la roca a medida que sube por el transportador a una velocidad lo suficientemente rápida como para ponerla en marcha. La correa superior también se acciona hidráulicamente y sirve para mantener la roca firmemente sobre las correas inferiores.

El lanzador de piedras se desliza 2 metros de izquierda a derecha a lo largo del borde delantero de la cubeta, lo que permite al operador apuntar con precisión a cada objetivo antes de apretar el gatillo. El robot puede arrojar rocas a montones, sobre cercas o en remolques y camiones. Los cinturones se reemplazan después de 150 horas o alrededor de 50,000 piedras. Tres cinturones están garantizados por un año. El primer TC80 original cuesta $19,999, el actualizado se llama TC100 y cuesta $29,999”.

(Fuente: www.producer.com. Autor: Ron Laiseng. Foto: TerraClear). 



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com