Biotecnología Biotecnología en el agro Empresas y Negocios Europa

Llevando la ciencia a la mesa: el futuro de la agricultura molecular y los cultivos con proteínas animales


Para ofrecer un enfoque viable de nuevas fuentes alternativas de proteína animal, la empresa de tecnología agroalimentaria Moolec Science está ampliando su plataforma de proteínas animales alternativas cultivadas en plantas genéticamente modificadas (campo conocido como «agricultura o cultivo molecular»).

Desde proteínas de vacuno y porcino (para sustitutos de carne) obtenidas en cultivos de guisante y soya, ahora se suma la producción de proteínas de huevo (para panadería) y leche en plantas de trigo.


Volta / octubre, 2021.- La proteína viene en muchas formas, pero la forma más común con la que estamos familiarizados es la carne. Las diferentes culturas y agrupaciones religiosas pueden tener sus propias preferencias sobre los tipos de animales que consideran adecuados para comer: por ejemplo, los hindúes se niegan a comer carne de res, ya que las vacas se consideran sagradas, una encarnación de la madre naturaleza misma.

El judaísmo alienta a los seguidores a evitar comer cerdo, por otro lado, ya que los cerdos no tienen pezuñas hendidas y no son rumiantes. El budismo renuncia a la carne por completo, optando por una dieta estrictamente vegetariana. Pero, ¿qué pasaría si hubiera una manera de comer alimentos similares a la carne que conservaran una sensación similar a la carne, sin requerir que los animales fueran criados para el matadero? Moolec Science avanza al nivel molecular para explorar nuevas y emocionantes formas de proteínas alternativas.

Algo para masticar

Para comprender más sobre cómo es posible aprovechar el mundo molecular para revolucionar la creación de proteínas alternativas, hablamos con Catalina Jones, Gerente de Comunicaciones y Proyectos de Moolec Science. Catalina tiene experiencia en estudios internacionales y ciencias políticas, y ha tenido una carrera en el sector público, antes de pasar a la educación durante tres años, mientras residía en Buenos Aires, Argentina.

Su trabajo finalmente la llevó a la banca ética y las finanzas verdes, antes de trabajar en una de las empresas de alimentos más grandes de Argentina. «Estaba muy interesado en la integración de la sostenibilidad en los modelos de negocio… hace aproximadamente un año, alguien se puso en contacto conmigo en LinkedIn para ver si estaba interesado en unirme a un nuevo proyecto… cuando dijeron proteínas alternativas, sabía de qué se trataban».

Pero, ¿de qué se trata específicamente Moolec Science? Para comprender, es importante mirar primero el campo de las proteínas alternativas. Por un lado, tienes productos alimenticios proteicos alternativos derivados de microorganismos o soja y otras fuentes vegetales. Una de las afirmaciones sobre este tipo de proteínas alternativas es que carecen del sabor característico que se encuentra en la carne real. Por otro lado, tienes carne cultivada o in vitro: cultivos de células provenientes de tejido animal sano, generalmente músculo, que se mantienen en laboratorios hasta que literalmente cultivas tu propia carne.

Ya hemos escrito extensamente sobre la carne cultivada y algunas de las empresas que buscan comercializar sus productos para intentar convencer a los consumidores de proteínas alternativas con todas las características de la carne real, pero de una manera más libre de culpa. Lo que Moolec Science tiene en mente toma lo mejor de ambos y crea un enfoque híbrido. ¿Imagina una proteína alternativa a base de plantas que pueda compartir las mismas características de la carne cultivada sin tener que pasar por el costoso proceso de crecer cultivos celulares en un laboratorio?

Moolec Science utiliza una técnica llamada ingeniería molecular para crear versiones modificadas genéticamente de plantas, incluida la soja, para producir cultivos impregnados de proteína animal. Los cultivos se reducen a un polvo que se usaría para crear productos alimenticios proteicos alternativos, tal como ya lo hacen los alimentos de origen vegetal, pero con un sabor y una textura claramente diferentes más cercanos a la carne real. Sin embargo, todo esto se hace sin tener que dedicar tiempo y recursos al cultivo de la carne de forma in vitro o mediante métodos tradicionales de cría de animales.

«La agricultura molecular es una plataforma excelente», explica Catalina, «una plataforma rentable y eficiente en el uso de recursos, pero está muy lejos».

Como revela Catalina, el proceso está en su infancia y, como cualquier ciencia, debe probarse y probarse antes de que Moolec esté seguro de que están en una receta ganadora. Ella agrega: “Estamos planeando tener productos, nuestro relanzamiento de quimosina a base de plantas y GLA, ambos a través del cultivo molecular, para fines de 2022/principios de 2023. Nuestros productos ‘nuevos’ o de cultivo molecular 2.0 basados ​​en plantas llegarán al mercado para 2025. Así que ahora las plantas se cultivan dentro de invernaderos… comenzaron a hacer toda la I + D en las semillas… luego volverán a analizar cuánta proteína están expresando, si deben hacer algún ajuste o no, y luego se van para comenzar a escalar y tener una gran plantación de los diferentes cultivos, utilizando prácticas agrícolas sostenibles».

Carne: una industria intensiva

Según Our World in Data, la carne es una industria pesada, y la producción de carne se triplicó solo en el último medio siglo. Para 2018, la producción se estimó a nivel mundial en 340 millones de toneladas. Esto equivale a 80 mil millones de animales sacrificados por año. La población humana es de solo 7.700 millones en 2021, lo que significa que por cada persona viva en el mundo de hoy, se sacrifican aproximadamente 11 animales.

El aumento del consumo de carne se suele considerar un signo de riqueza y afluencia. En el pasado, las generaciones anteriores tenían cantidades mucho menores de carne en sus dietas, en gran parte debido a las dificultades para conservarla y almacenarla por períodos prolongados, pero también debido a los barato de los cultivos y otros alimentos. El consumo de carne es posible como parte de una dieta equilibrada, pero plantea un problema ético o cultural para muchos, como mencionamos anteriormente, y también conlleva fuertes impactos ambientales más allá de la comida que llega a nuestro plato.

La proteína alternativa ofrece una solución intrigante. Hemos condicionado nuestro paladar para reconocer cómo debe saber la carne de res, por ejemplo, y podemos distinguir fácilmente los productos de origen vegetal de la carne real. Moolec Science tiene la intención de superar la brecha en lo que respecta al sabor y la textura en un intento por conquistar nuestras papilas gustativas. Pero, ¿cuál es el futuro de la carne? Con millones de toneladas que se producen sin parar, ¿hay algún indicio de que se acabe esta forma de comer?

La ciencia ficción ofrece una de las mejores perspectivas sobre cómo podría ser el futuro de la alimentación. Algunos relatos ficticios de comida futurista, especialmente de la década de 1960, giraban en torno a que se consumiera únicamente en forma de píldora. En el episodio de Star Trek: The Next Generation «Lonely Among Us» de 1987, ambientado en el año 2364, uno de los miembros de la tripulación del USS Enterprise le explica a un personaje que «Ya no esclavizamos a los animales con fines alimentarios».

Catalina está menos convencida de que alcanzaremos esta visión aparentemente utópica como se describe en Star Trek por el momento. Ella afirma: “Creo que tal vez eso pueda ser una posibilidad, pero no lo veo en un futuro cercano… hoy en día, si se consideran flexitarianos, vegetarianos y veganos, son solo alrededor del 20% de la población mundial.»

Lo que sí admite Catalina es que las personas muestran una disposición cada vez mayor a tener más conciencia de lo que están comiendo. “La gente exige transparencia en las cadenas de valor”, aclara. Esto incluye a más de nosotros comprando productos alimenticios que se cultivan de manera sostenible o que se cultivan de una manera que no requiere el uso de mano de obra infantil en el extranjero, por ejemplo. Volviendo al tema que enfrenta el mundo sobre su consumo de carne y tratando de romper el ciclo, Catalina revela cuál podría ser el culpable, diciendo: “Desafortunadamente, esa no es la realidad para la mayoría del mundo… no creo que en un futuro cercano, la gente dejará de consumir animales. Creo que van a ser más conscientes de cómo se les ha puesto en el plato esa proteína animal «.

Dejar la carne por completo sigue siendo algo que las naciones más ricas del mundo pueden permitirse hacer, pero por ahora, al menos, la mayoría de la población mundial no tiene más remedio que continuar por el camino actual, aunque con más conciencia y voluntad de hacerlo, de una manera más amable y ética.

A diferencia del camino tradicional para producir carne o productos de origen animal (camino superior en la imagen), la tecnología de Moolec (vía inferior en la imagen) se basa producir proteínas clave de origen bovino, porcino o avícola, en cultivos como soya, guisantes o trigo. Esto se logran con ingeniería genética al expresar los genes importantes de origen animal (por ejemplo, para producir proteína de huevo, leche o carne) en plantas que funcionarán como «biorreactores», desde las cuales posteriormente se podrán extraer y filtrar las proteínas recombinantes. Imagen: Moolec

El problema con los transgénicos

Escuchar el acrónimo de OGM y, según lo que hayas leído y lo que creas desde el principio, es posible que tengas una asociación positiva o negativa con el concepto. Los OGM, u organismos genéticamente modificados, son precisamente lo que Moolec Science intenta producir a través de su trabajo científico molecular: plantas capaces de incorporar proteínas animales en los cultivos comestibles que producen. Millones de años de evolución simplemente nunca hubieran podido producir una planta que se adaptara de esa manera.

Si echó un vistazo rápido al trabajo que Moolec Science estaba haciendo en el campo de la modificación genética pero no lo entendió completamente, podría pensar que de alguna manera están creando plantas monstruosas parecidas a quimeras que producen carne, como una especie de fruta. Para que conste y para asegurarle, Moolec Science no está creando una pequeña tienda de horrores, sino que su trabajo es simplemente un equivalente más moderno de algo que la gente ha estado haciendo con las plantas durante generaciones.

La modificación genética abre las puertas a una forma diferente de organizar el mundo, pero no es una ciencia nueva. De hecho, ha sido parte de nuestra forma de conducir la agricultura durante siglos. Durante generaciones, los agricultores han encontrado formas de cruzar sus cultivos para garantizar un mayor rendimiento. El hecho de que las generaciones pasadas no tuvieran un concepto de genes o del ADN que contienen, no significa que no participaran activamente en alguna forma rudimentaria de modificación genética o manipulación propia.

La única diferencia es el avance de la tecnología. La creación de OGMs (o transgénicos) está mucho más dirigida; podemos examinar los diferentes genes que hacen que los animales y las plantas crezcan y prosperen, y Moolec Science encontró una manera de tomar información genética de animales criados para su carne y sembrarlos en la composición genética de cultivos populares que ya se utilizan como formas alternativas de proteína.

Cuando le preguntamos a Catalina sobre el tema, ella responde: “Hace 10.000 años, cuando comenzó la agricultura, la gente cultivaba plantas y seleccionaba las de mayor tamaño, que crecían mejor y más rápido… La industria alimentaria tiene que cambiar si queremos abrazar y afrontar los retos de hoy».

Catalina comenta cómo la población mundial dará la bienvenida a tres mil millones de personas adicionales para 2050, lo que significa más bocas que alimentar, más cultivos que cosechar y más animales que criar. Estos procesos requerirán el uso de más agua para garantizar que los animales se alimenten lo suficiente como para que sean aptos para comer. En opinión de Catalina, la ciencia tiene un papel que desempeñar para ayudar a superar el desafío.

«Entiendo el miedo a la modificación genética», admite Catalina, «pero tiene más que ver con cómo podemos usar la ciencia y la tecnología para superar estos desafíos y no está creando una quimera».

Catalina nos recuerda cómo la industria farmacéutica ha utilizado la modificación genética para salvar la vida de millones a lo largo de los años mediante el uso de vacunas y antibióticos. No lo pensaría dos veces antes de tomar un pinchazo para protegerse contra algún virus mortal o tomar antibióticos para protegerse contra una infección bacteriana, suponiendo que hayan sido probados adecuadamente.

Una de las mayores innovaciones en toda la historia de la humanidad fue la revolución contra las enfermedades infecciosas a través de descubrimientos científicos como estos. El resultado de aplicar la modificación genética a la medicina resultó en una reducción de la infección, una mayor esperanza de vida y esto liberó a las sociedades para innovar más. La diferencia con respecto a los transgénicos cuando se trata de alimentos es que todo se reduce a lo que se sirve en nuestros platos.

Catalina menciona esta oportunidad para cambiar la forma en que consumimos los alimentos, diciendo: “Tenemos que entender que la ciencia puede brindarnos esta oportunidad de un futuro mejor, un sistema alimentario más sostenible y resiliente que necesitamos tener. Esto no resolverá todos nuestros problemas… son más holísticos… Si queremos acercarnos un poco más al equilibrio… no podemos seguir produciendo alimentos como lo hemos estado haciendo durante los últimos doscientos años, porque el planeta está agotado.»

Catalina afirma no ser una completa utopía, reflejando cómo la gente no dejará una dieta basada en carne de la noche a la mañana, e incluso admite que ella misma es flexitariana. La esperanza es que, si bien la opción de deshacerse de la carne por completo podría estar un poco lejos, el enfoque híbrido emprendido en Moolec Science presentará una forma más barata y sabrosa de ofrecer alimentos proteicos alternativos para que más de nosotros podamos consumir. Todo es cuestión de gustos.

Fuente: https://voltafuturepositive.com



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com