octubre 2, 2022

Mundo Agropecuario BET

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Maíz BT: Un ejemplo de cómo la ingeniería genética mejora la inocuidad de nuestros alimentos


¿Sabías que todos los 7 de junio, por iniciativa de la FAO, se celebra el Día Internacional de la Inocuidad Alimentaria? Es la fecha elegida para concientizar acerca de la importancia de asegurar la inocuidad de nuestros alimentos.


En este artículo te contamos sobre el maíz Bt, el maíz transgénico con menos chances de tener micotoxinas que, de estar presentes en el cultivo, podrían producirnos problemas de salud.

La inocuidad es un conjunto de condiciones que tiene un alimento, producto alimentario o proceso, que garantiza la ausencia de factores capaces de producir efectos perjudiciales en el consumidor. En 2022, el lema que propone la FAO para celebrar el Día de la Inocuidad Alimentaria es “Alimentos inocuos, mejor salud”, resaltando que “disponer de alimentos inocuos resulta esencial para la salud y el bienestar de las personas y que solo cuando los alimentos son inocuos podemos aprovechar plenamente su valor nutricional”. 

EL CASO DEL MAÍZ BT

Las micotoxinas son sustancias naturales producidas por algunas especies de hongos que contaminan nuestros alimentos. Representan un grave peligro para la salud de las personas y del ganado. Esos mohos, que tal vez viste alguna vez en una fruta podrida o en un alimento mal almacenado, producen micotoxinas. Los granos de maíz dañados son frecuentemente infectados por el hongo Aspergillus flavus y otros del género Fusarium que producen toxinas (micotoxinas) como fumonisinas, aflatoxinas, ácido ciclopiazónico y zearalenona, entre otras. Generalmente, estos hongos entran al maíz por las heridas causadas por insectos plaga. Las plagas principales del maíz abren galerías en sus tallos y también dañan los granos. Estas galerías y los granos dañados por acción de los insectos son, precisamente, una puerta de entrada para hongos que producen micotoxinas, las cuales podrían causarnos enfermedades. 

Maíz no Bt, mostrando el daño de los insectos.

Pero “estas puertas no se abren” en los maíces Bt, porque estos maíces son resistentes a insectos, es decir que están protegidos frente a las plagas más dañinas. La característica “resistencia a insectos” se obtuvo por ingeniería genética, a través de la expresión de proteínas insecticidas en los tejidos de las plantas, para proteger a los cultivos frente al ataque de insectos plaga. La denominación Bt deriva de la bacteria Bacillus thuringiensis, el organismo donante de los genes que aportan la característica. Esta bacteria, que normalmente habita en el suelo, produce proteínas específicas, genéricamente llamadas proteínas Bt, que son tóxicas para ciertos insectos plaga. El maíz resistente a insectos expresa en sus tejidos las proteínas Bt y, cuando las larvas de los insectos plaga que son blanco de la tecnología Bt se alimentan de tejido del maíz Bt, se mueren. Así, los insectos no pueden construir esas galerías o dañar los granos que serían las “puertas de entrada” para los hongos que producirían las toxinas perjudiciales para nuestra salud. 

La exposición de los seres humanos a las micotoxinas debe mantenerse tan baja como sea posible y este es uno de los grandes beneficios para la inocuidad alimentaria que nos aporta el maíz Bt: un maíz con granos de mejor calidad y libres de sustancias potencialmente peligrosas para nuestra salud. 



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com