Biotecnología Estados Unidos

A menor educación científica, mayor temor injustificado a transgénicos y “químicos” en la comida


La falta de conocimientos científicos se correlaciona con temores indebidos sobre la modificación genética, los productos químicos y técnicas comunes en la producción de alimentos, según un nuevo informe del Pew Research Center.



Esta es una de las principales conclusiones del informe, que analiza las actitudes de los estadounidenses hacia los riesgos que plantean algunos alimentos. Los investigadores estiman que aproximadamente la mitad del país considera que los aditivos alimentarios representan un grave riesgo para la salud con el tiempo (51%) y un número similar considera que los alimentos modificados genéticamente (GM), o transgénicos, son peores para la salud (49%).

Como era de esperar, las ideologías alimentarias de las personas (sus sentimientos acerca de qué alimentos son buenos y malos y qué pueden hacer los alimentos a una persona) informan sobre sus sentimientos respecto a los alimentos modificados genéticamente y los aditivos alimentarios, así como sus pensamientos sobre la dieta y la salud. Sin embargo, en general, las mujeres son un poco más propensas a desconfiar de los aditivos y la modificación genética en los alimentos. Eso es especialmente importante porque, en todo el país, las mujeres tienen más probabilidades de influir en lo que comen las familias, ya sea como madres o como otro tipo de cuidadoras.

Las mujeres también están más inclinadas que los hombres a decir que es muy probable que los alimentos transgénicos causen problemas de salud para la población en general (30% frente al 17%) o que generen problemas para el medio ambiente (27% frente al 16%). En contraste, el reporte muestra que es más probable que los hombres esperen resultados positivos para la sociedad en los alimentos transgénicos.

El otro predictor importante de cómo se sienten las personas acerca de los aditivos y la ingeniería genética es su nivel de alfabetización científica. El estudio de Pew incluyó nueve preguntas generales de conocimiento científico y, según las respuestas de los encuestados, aproximadamente una cuarta parte de los estadounidenses (26%) tiene un bajo nivel de conocimiento científico, en comparación con el 49% con conocimiento medio y el 24% con alto conocimiento.

Los niveles más bajos de alfabetización científica están asociados con niveles más altos de riesgo percibido: el 43% del grupo con bajo conocimiento científico dijo que los pesticidas en los productos representan un gran riesgo para la salud de una persona con el tiempo, mientras que solo el 20% del grupo con alta alfabetización científica decía lo mismo. Y el 38% de aquellos con altos niveles de conocimiento científico creen que los alimentos GM son peores para la salud que los alimentos no-GM, mientras que el 52% de los que tienen bajo conocimiento científico dicen lo mismo.

Un estudio diferente de Pew encontró que la mayoría de los estadounidenses creen que los científicos están divididos en cuanto a la seguridad de los alimentos modificados genéticamente, aunque ese no es el caso – más de 250 instituciones técnicas y científicas alrededor del mundo afirman que son alimentos seguros. Algunos han señalado la gran cantidad de noticias poco claras sobre dieta y salud como una razón para la incertidumbre, aunque en un estudio de Pew de 2016 sobre organismos modificados genéticamente (OMGs) y alimentos, el 66% de los encuestados calificó la ciencia de estas noticias como una buena ciencia.

Pero para la mayoría de las personas, estas actitudes son maleables y no están fuertemente vinculadas a una afiliación o identidad, lo que los investigadores llaman creencias “blandas”. Las ideologías generales de los alimentos, como las actitudes sobre la salud, actividad física y dietas ideales, atraviesan las afiliaciones a grupos, el género y las líneas raciales. Los investigadores mencionan que el panorama de la tecnología de los alimentos está cambiando, y hay un debate en curso en la esfera pública sobre los efectos en la salud de la dieta moderna. A medida que los líderes e influyentes en el mundo de la dieta cambian sus posiciones y recomendaciones, las percepciones de las personas también cambian.

Pero incluso entre aquellos que tienen un alto nivel de alfabetización científica, puede ser difícil saber qué es exactamente lo que hay en nuestros alimentos y cuáles son las implicaciones de esos aditivos. El estudio Pew les preguntó a las personas sobre los alimentos con “ingredientes modificados genéticamente” para imitar las discusiones comunes, pero exactamente lo que eso significa es un tema de debate. En los Estados Unidos, el Departamento de Agricultura ha dictaminado que la edición de algunos genes es funcionalmente igual a métodos de mejoramiento tradicional (como la mutagénesis inducida), y los cultivos hechos con esos procedimientos no serán llamados “modificados genéticamente” o transgénicos. Y por otro lado, el Tribunal de Justicia de las Unión Europea ha declarado que todos los editados genéticamente deben regularse como OGM. Mientras tanto, algunos de losaditivos más comunes han sido comunes durante décadas, y muchos se encuentran naturalmente en los alimentos.

Una implicación preocupante, señalan los investigadores, es la “quimiofobia” entre el público en general: el miedo irracional de los “químicos” como compuestos sintéticos hechos por el hombre que son malos para nosotros. (Todo lo que nos rodea, y nosotros mismos, estamos hechos de compuestos químicos). Los consumidores tienden a preferir los alimentos “naturales”, una etiqueta sin ninguna definición estándar en la esfera reguladora de los diversos países, y tienden a preocuparse de que cualquier adición a los alimentos disminuya sus cualidades “naturales”- recordemos que la toxicidad de una sustancia no depende de donde viene (si es de origen natural o sintético), sino de su mera composición química. Muchas sustancias naturales son peligrosas para la salud humana, y muchas sustancias que son peligrosas en grandes cantidades son necesarias en dosis más pequeñas. Por ejemplo, el formaldehído es un carcinógeno conocido, pero nuestro cuerpo también lo fabrica y metaboliza de forma natural a medida que nuestras células producen aminoácidos y otros componentes básicos de la vida. Su presencia en productos de consumo y vacunas alarma a algunos consumidores, pero el nivel de exposición es tan bajo que no hay evidencia de ningún daño. Incluso si elige alimentos “naturales” inalterados, no puede alejarse de ellos: el formaldehído se encuentra naturalmente en la leche, la carne y diversos productos.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.