Los escépticos de los transgénicos todavía desconfían del argumento climático de la gran agricultura


A medida que el clima cambiante intensifica los fenómenos meteorológicos extremos, las multinacionales agrícolas están promocionando la capacidad de los cultivos genéticamente modificados para aumentar los rendimientos cuando se enfrentan a sequías, calor o incluso fuertes lluvias.


por Juliette MICHEL


Pero los escépticos de los alimentos manipulados u organismos genéticamente modificados (OGM) todavía no lo creen.

«No veo por qué deberíamos cambiar nuestros puntos de vista cuando todavía están haciendo las mismas cosas», dijo Bill Freese, director científico del Centro para la Seguridad Alimentaria, una organización sin fines de lucro, que criticó el «aumento drástico en el uso de herbicidas tóxicos» luego de la proliferación de transgénicos.

Las semillas diseñadas para prosperar en condiciones locales específicas se han desarrollado durante siglos a través de la reproducción convencional, cruzando plantas con características relevantes y seleccionando la descendencia deseada.

Pero a medida que el clima más severo crea condiciones de crecimiento hostiles para las semillas convencionales, compañías como Bayer/Monsanto, Corteva y Syngenta están promoviendo los OGM como más eficientes.

Y las tecnologías más nuevas pueden reducir los tiempos de desarrollo de estas variedades más vigorosas «en muchos años» en comparación con las técnicas tradicionales de modificación de cultivos, según un portavoz de Bayer de Alemania.

«La tolerancia a la sequía es un rasgo complejo que involucra muchos genes», dijo el vocero. «Por lo tanto, la capacidad de desarrollar rasgos tolerantes a la sequía a través de métodos clásicos de reproducción, como el cruzamiento, es limitada».

Los críticos de los OGM desde hace mucho tiempo dicen que están abiertos a nuevos enfoques, pero que no están convencidos de la última propuesta de la industria, ya que ven los productos de semillas convencionales como más seguros y con menos inconvenientes ambientales.

«¿Cuántas veces hemos leído que no podremos alimentar al mundo para 2050 a menos que tengamos transgénicos?» dijo Freese, refiriéndose al argumento de los defensores de los transgénicos de que los cultivos genéticamente modificados serán necesarios para producir suficientes alimentos para una población creciente en un planeta que se calienta.

Pero para Freese, esa afirmación es «solo una cortina de humo realmente efectiva puesta por los conglomerados de pesticidas y semillas para poner una buena cara a esta nueva tecnología».

La compañía estadounidense Corteva dijo que también se enfoca en «nuevas tecnologías de mejoramiento como la edición de genes» para «aprovechar la diversidad genética que ya existe dentro del ADN de la planta» cuando se trata de crear nuevos tipos de semillas.

Dichos productos transgénicos pueden ayudar a normalizar el rendimiento de un cultivo, incluso si la humedad extrema de la lluvia o las inundaciones promueve la propagación de hongos o plagas, dicen las empresas.

En julio, el Foro Económico Mundial destacó el potencial de los OMG para ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la creación de razas que eliminan más dióxido de carbono que los cultivos convencionales.

Seguridad, preocupaciones ambientales

Muchos productores estadounidenses favorecen las opciones de OGM porque, aunque son más costosas, requieren menos mano de obra humana, dijo Freese.

Más del 90 por ciento del maíz, el algodón y la soya que se cultivan en los Estados Unidos actualmente están modificados genéticamente para resistir herbicidas y/o insectos, según cifras del gobierno estadounidense.

Los agricultores han estado cultivando maíz destinado a tolerar la sequía desde 2011. Ya sea que este rasgo se logre o no con la reproducción tradicional o con semillas transgénicas, las plantas resultantes generalmente se combinan con transgénicos que pueden resistir los herbicidas.

«Nos dijeron en los años 70 y 80 que los transgénicos serían más nutritivos, arreglarían el nivel de nitrógeno, resistirían todo», dijo Michael Hansen, científico principal de Consumer Reports. «¿Qué vimos? Principalmente cultivos tolerantes a herbicidas».

Dana Perls, gerente senior de programas agrícolas y de alimentos de la red ambiental Amigos de la Tierra, dijo que los transgénicos «van de la mano con productos químicos agresivos que perpetúan la contaminación por pesticidas», que dañan las poblaciones de insectos, la salud del suelo y la calidad del agua.

Perls reconoció «increíbles avances» en el mapeo y manipulación de material genético, pero dijo que los científicos «todavía tienen una comprensión bastante limitada del funcionamiento de la increíble complejidad de la vida, tanto dentro de un solo organismo como dentro de los ecosistemas».

Por ahora, aboga por la supervisión regulatoria de la nueva tecnología de OMG «basada en un enfoque de precaución».

Andrew Smith, del Instituto Rodale, dijo que usar OGM para ayudar a los cultivos a resistir sequías y otras condiciones extremas es «miope» a menos que se garantice la salud del suelo.

Smith favorece prácticas agrícolas como la rotación de cultivos, la limitación de insumos químicos y la reducción de la labranza del suelo. Tales técnicas, conocidas como agricultura regenerativa, conducen a un suelo más saludable capaz de retener más agua.

«Es una estrategia para mitigar el cambio climático», dijo Smith.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com