Biotecnología Economía Europa

Consumidores aprueban alimentos transgénicos al conocer la ciencia que hay detrás


Un estudio realizado por psicólogos y biólogos de la Universidad de Rochester, la Universidad de Amsterdam y la Universidad de Cardiff, encontró que el conocimiento sobre la tecnología de modificación genética es un predictor único de las actitudes hacia los alimentos GM, por encima del conocimiento general de la ciencia y varios factores demográficos.


Además, el equipo descubrió que el aprendizaje sobre la ciencia subyacente en los alimentos GM condujo a actitudes más positivas hacia estos alimentos, a una mayor disposición a comerlos y a una percepción más baja de que son riesgosos.

Jonathon McPhetres, un nuevo doctorado en psicología de la Universidad de Rochester, admite que está «personalmente sorprendido» de lo que podemos hacer con los genes, específicamente con los alimentos genéticamente modificados (GM), como salvar a las papayas de la extinción.

«Podemos hacer que los cultivos sean mejores, más resistentes, más rentables y más fáciles de cultivar para los agricultores, de modo que podamos proporcionar más cultivos en todo el mundo», dice.

Sin embargo, la práctica de alterar genéticamente los alimentos, a través de la introducción de un gen de un organismo diferente, ha generado controversia desde el principio. Por otro lado, los organismos modificados genéticamente (OGM), o transgénicos, son considerados seguros por una abrumadora mayoría de instituciones técnicas y científicas incluyendo a la Organización Mundial de la Salud, las Academias de Ciencias de toda Europa, Estados Unidos, Rusia, China, India y varios países de Latinoamérica y África.

Una de las razones de la división es que los críticos de los alimentos transgénicos han sido vocales, a menudo condenándolos como «antinaturales» o «Frankenfood», en marcado contraste con una revisión de estudios 2016que no encontró evidencia convincente de efectos negativos para la salud o el medio ambiente por parte de los cultivos transgénicos.

Un equipo de psicólogos y biólogos de la Universidad de Rochester en EE.UU., la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos y la Universidad de Cardiff en Gales, se dispuso a descubrir si se podía superar el cisma; es decir, para ver si las actitudes de los consumidores cambiarían si el público entendiera mejor la ciencia subyacente.

La respuesta corta es «sí», y los hallazgos del equipo se publicaron recientemente en el Journal of Environmental Psychology.

«La orientación política y la demografía informan las actitudes y no podemos cambiarlas», dice McPhetres, el autor principal del estudio. «Pero podemos enseñar a las personas sobre la ciencia detrás de los OGMs, y eso parece ser efectivo para permitir que las personas tomen decisiones más informadas sobre los productos que usan o evitan«.

Investigaciones anteriores han demostrado que más de la mitad de los estadounidenses saben muy poco o nada sobre los alimentos transgénicos.

En una serie de estudios, el equipo descubrió que el conocimiento existente de las personas sobre los alimentos transgénicos es el factor determinante más importante de sus actitudes hacia los alimentos: anulando todos los demás factores probados. De hecho, el conocimiento de OGMs existente era más de 19 veces mayor como determinante, en comparación con la influencia de factores demográficos como la educación de una persona, el estado socioeconómico, la raza, la edad y el género.

El equipo replicó los hallazgos de los Estados Unidos en el Reino Unido y los Países Bajos, donde la oposición a los alimentos modificados ha tendido a ser mayor que en los Estados Unidos, y donde los alimentos transgénicos están altamente regulados en respuesta a las preocupaciones de los consumidores.

En un estudio, utilizando una muestra estadounidense representativa, los participantes respondieron en una escala de 1 (no importa si los alimentos han sido modificados genéticamente), 2 (dispuestos a comer, pero prefieren alimentos no modificados), a 3 (no comen alimentos modificados genéticamente). Luego, el equipo formuló 11 preguntas de conocimiento científico general, como si el universo comenzó con una gran explosión, los antibióticos eliminan los virus y las bacterias, los electrones son más pequeños que los átomos y cuánto tiempo tarda la Tierra en orbitar al Sol. En el estudio 2, los participantes realizaron una prueba adicional sobre su conocimiento sobre la ciencia, los métodos y los beneficios de los procedimientos y alimentos GM.

El equipo descubrió que el conocimiento específico sobre procedimientos y alimentos GM es independiente del conocimiento científico general de una persona, lo que hace que el primero (conocimiento sobre OGMs) sea un predictor casi dos veces más fuerte de las actitudes hacia los OGMs.

Actitudes después de aprender sobre alimentos transgénicos durante tres semanas. | De izquierda a derecha: Considera los alimentos GM libres de riesgo; Tiene una actitud positiva sobre los alimentos GM; Afirma que definitivamente comería alimentos GM. | Color celeste: Grupo control que no aprendió sobre la ciencia detrás de los alimentos GM; Color azul: Grupo que estudió la ciencia detrás de los alimentos GM.

Comida gentilmente modificada: una guía para superar el «escepticismo«

Los investigadores siguieron realizando un estudio longitudinal de cinco semanas con 231 estudiantes de pregrado en los Estados Unidos para evaluar, primero, si se podría superar la falta de conocimiento sobre alimentos GM al enseñar a los participantes la ciencia básica detrás de la tecnología de modificación genética, y segundo, si se tiene mayor conocimiento esto alteraría las actitudes. McPhetres trabajó con la colega de Rochester Jennifer Brisson, profesora asociada de biología, quien examinó los materiales de aprendizaje de los estudiantes.

El equipo descubrió que el aprendizaje de la ciencia subyacente condujo a actitudes más positivas hacia los alimentos transgénicos, a una mayor disposición a comerlos y a una percepción más baja de que los alimentos transgénicos son riesgosos.

Sus hallazgos, argumenta el equipo, prestan apoyo directo para el modelo deficitario de actitudes de la ciencia, que, en términos generales, sostiene que el escepticismo del público hacia la ciencia y la tecnología se debe en gran medida a la falta de comprensión o la falta de información pertinente.

Los módulos en línea del equipo evitan los enfoques de confrontación «que amenazan creencias y convicciones preexistentes», sugiriendo una guía relativamente simple sobre cómo superar el escepticismo acerca de los alimentos GM: enfóquese en la ciencia subyacente real, no en el mensaje.

Para McPhetres, los estudios se relacionan perfectamente con su mayor investigación centrada en el conocimiento de las ciencias básicas y el interés general en la ciencia, y en cómo mejorar ambos.

Conocimiento y apreciación de la ciencia: «ese es el tipo de información que las personas necesitan para tomar decisiones informadas sobre los productos que usan y los alimentos que consumen», dice McPhetres, quien ahora se dirige a Canadá para una cita conjunta de doctorado entre la Universidad de Regina en Saskatchewan, y el Instituto de Tecnología de Massachusetts.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.